• ¡Más de 150 actuaciones al año con todo tipo de públicos y escenarios!
  • ¡Los bolos de discotecas!

    Podríamos estar a favor o en contra, pero mi experiencia en estos largos años me dicen mi única verdad. En sólo una noche, los famosos surgidos del universo Telecinco pueden embolsarse entre 400 y 7.000 euros por tomarse un par de copas en una o varias discotecas de pueblo. “Mamá, quiero ser artista”, decía la gran Concha Velasco en el musical del mismo nombre. Hoy, treinta años después, la actriz ya no soñaría con ser artista. Ahora, lo que está de moda es ser concursante de reality para después hacer caja en discotecas en forma de bolos.

    FOTOS | Bolos en Discotecas

    Os dejo una galería de fotos de estos años en los escenarios de las mejores Salas y Discotecas. Por suerte quizás el mundo ha ido cambiando y esta etapa tan efusiva de hace unos años ha cambiando. Actualmente no existen apenas estos tipos de bolos porque el público es más exigente y quiere ver artistas. ¡Es una etapa que me lo pasé bien grande!

    Read more

    ¡Vamos a por todas!

    ¡Buenos días! Hoy te ayudaré si tienes una empresa y quieres que tenga éxito, es fundamental que monitorices regularmente una serie de métricas que te permitan detectar posibles problemas y saber si estás avanzando en la dirección correcta. Si mi experiencia tiene algo a tu favor es que a primera vista, podría parecer que la única métrica importante en un negocio son los beneficios. Si los beneficios aumentan, el negocio va bien; si disminuyen, el negocio va mal.

    Sin embargo, en la práctica no es tan sencillo.

    Por un lado, aumentar los beneficios a toda costa no suele ser una buena idea. Hacer una campaña muy agresiva o estafar a tus clientes puede darte dinero rápido, pero seguramente tenga consecuencias muy negativas a largo plazo. Por otro lado, hay actividades que no tienen un impacto directo o inmediato en la cuenta de resultados. ¿Cómo saber entonces si el cambiar el diseño de tu web ha sido una buena decisión? Por último, hay empresas en las que los beneficios son algo secundario. Piensa en Whatsapp, que apenas ganaba dinero, o en Facebook, que durante los primeros años tuvo pérdidas de millones de dólares.

    Como ves, es necesario ir más allá, y tener en cuenta otras métricas además de los ingresos y los gastos. El problema es saber cuáles. En una empresa suele haber un montón de parámetros que se pueden medir, y si te basas en aquellos que no tienen un verdadero impacto en el negocio para tomar decisiones, acabarás tomando las decisiones equivocadas.

    Te lo cuento porque, en tu propia vida, tú también has elegido –consciente o inconscientemente– una serie de métricas que guían tus decisiones y que evalúas continuamente para ver si está todo bien.

    ¿Te has parado a pensar alguna vez cuáles son las tuyas? ¿En qué aspectos de la vida te fijas para determinar si tú u otra persona «está viviendo bien»?Para la mayoría de la gente, esos parámetros son el dinero, las posesiones materiales y el status social. Sus decisiones están siempre orientadas a ganar más, tener más y ser más, y admiran a aquellos que son famosos o que tienen una casa y un coche caro. Sin embargo, igual que el éxito de una empresa no sólo depende de sus beneficios, tu éxito personal no sólo depende de tu cuenta corriente, tus posesiones y tu status.

    ¿Qué parámetros deberías utilizar entonces para medir el éxito? Bueno, eso sólo lo puedes decidir tú, pero permíteme que te haga algunas sugerencias.

    Por ejemplo, podrías medir el éxito en base al número de…

    • Cenas con tus amigos
    • Países visitados
    • Besos y abrazos dados
    • Besos y abrazos recibidos
    • Días sin estrés ni grandes preocupaciones
    • Días sin problemas de salud
    • Vidas cambiadas a mejor
    • Proyectos personales completados
    • Libros leídos
    • Buenas conversaciones mantenidas
    • Sonrisas y carcajadas
    • Habilidades aprendidas

    ¿Acaso todas esas cosas no forman también parte de una vida de éxito? ¿De una vida bien vivida? Quiero que te imagines por un segundo que tuvieses una pantalla mágica en la que pudieses ver 10 métricas en tiempo real para determinar si estás viviendo como te gustaría vivir.¿Cuáles elegirías tú? ¿Y si a partir de ahora te centrases en mejorar esas 10 métricas cada día de manera consciente?

    ¡Un abrazo y feliz Semana!

    Niko.

    Read more

    ¡Centrate NIKO!

    Llevo dos días agobiado. El problema está en que hay demasiadas cosas que quiero hacer: escribir, producir, trabajar, crear, seguir con mi web, aprender nuevas habilidades, visitar cuantos más sitios mejor y hacer todas las actividades turísticas, quedarme en el mismo sitio durante un tiempo y sumergirme en la cultura local, conocer gente interesante, conseguir un trabajo, salir de fiesta y ligar con turistas.

    Sin embargo, ni tengo tiempo para hacer todas esas cosas a la vez ni son necesariamente compatibles unas con otras. Por ejemplo, si una noche me quiero ir a la cama temprano para poder aprovechar el día siguiente y escribir, tengo que renunciar a salir de fiesta con la gente del albergue. Eso hace que me sienta mal porque, aunque quiero escribir, también me apetece mucho salir de fiesta, y se que me voy a ir a dormir pensando en el buen rato que me estoy perdiendo. Si, por el contrario, decido salir de fiesta, cuando vuelvo a casa a las 5 de la mañana también me siento mal porque sé que al día siguiente me voy a levantar tarde y no voy a aprovechar el día como me gustaría.

    Al final, ¿qué es lo que pasa? Que acabo haciendo un poco de todo sin centrarme en nada en concreto, y eso me deja el regustillo amargo de sentir que no estoy aprovechando el tiempo tan bien como me gustaría.

    Céntrate en tu vida y pon todos tus esfuerzos en una sola cosa. Ese es el mejor plan para mejorar, conseguir acabar lo que uno se propone y avanzar. Si vas dispersando tu atención, la regalas a otros en vez de centrarte en ti (a veces hay que ser egoísta) y nunca pones tu foco en un proyecto, nunca avanzarás.

    Hoy más que nunca puedes crear tu propio camino, levantarte cada mañana con una sonrisa y vivir a tu manera.

    Read more

    ¡Nos olvidamos de vivir!

    Hoy es 24 de Abril de 2019. Hay muchas personas que buscan y desean conseguir algo más en la vida. Tenemos metas que queremos cumplir y sueños que nos alegran el día y las noches mientras soñamos.

    Read more

    ¡Me voy de este país!

    Sin querer entrar en opiniones políticas todo el día me persigue la información. Somos un país de cofradías y de Iglesias vacías, de políticos sin escrúpulos y de salas con cultura sin publico. Somos un país dividido y desteñido por el asfalto de las grandes ciudades, el capitalismo separara cada día más a unos y otros, en ese frío y tibio ambiente acabaremos perdiendo todos. Pero sobre todo, algunos hacen lo que han visto en casa acercándose por la derecha rancia y casposa. Los menos ignorantes en vez de promesas de mentira y fusiles reales tendrán el puño para escribir. El día que no tenga la voz tendré mis manos, y cuando me corten las manos, tendré el orgullo de haber tenido la oportunidad que me dieron mis padres.

    ¡Pinta mal este país torpe e inadecuado yo si puedo irme, me voy!

     

     

    Read more

    Secuestrado «en vida»

    Estoy secuestrado de por la emoción de por vida. Pienso que estoy detrás de este baile silencioso de sábanas y carne se encuentra la pesadilla desoladora de un Xavier con miedo, un mensaje apocalíptico. Una forma de vivir totalmente diferente a los demás. Que la alegría no tiene fronteras y que la risa derriba cualquier barrera son hechos indiscutibles.

    “El conocimiento de uno mismo puede matar al dragón del miedo y de la duda”. -Robert Fisher- 

    Estoy secuestrado emocionalmente. No es posible “no sentir nada” ni que “nada me afecte”. Aunque no sepamos o no queramos escuchar a nuestras emociones, ellas igualmente están ahí, dándonos señales. Las queramos o no, ahí están las señales que nos manda nuestro cuerpo. Tampoco es posible que “nada me afecte” porque todo estímulo provoca alguna reacción en nosotros. No somos inmunes al dolor, porque del dolor también podemos aprender. Despertar del piloto automático pasa por respirar. Al respirar podemos hacernos conscientes de qué sensaciones tenemos y de qué emoción estamos sintiendo en cada momento.

    Quien más y quien menos de vez en cuando se pone en piloto automático. Cada vez que noto que pongo el piloto automático puedo parar, respirar y darme cuenta qué está pasando en mi interior.De esa forma, entro en contacto con el momento presente y puedo saborear el momento

    Las barreras emocionales hacen que nos escondamos como camaleones en una piel dura que nos impide mostrarnos tal y cómo somos. El miedo nos anestesia del dolor momentáneamente. Pero, aunque estemos “dormidos”, seguimos sintiendo bajo el caparazón. Seguimos siendo frágiles y vulnerables. Sigue habiendo vida tras nuestro corazón endurecido. Si queremos seguir con nuestras barreras… lo que hemos de hacer es parecer fuertes, pensar que no necesitamos la ayuda de nadie, ni la compañía de ninguna persona para salir adelante. Además, otra receta para no soltar nuestras corazas sería intentar agradar a todo el mundo y no mostrar nuestros sentimientos ante nadie.

    En cambio, para romper las corazas emocionales….. ¡Secuestrados de por vida!, para empezar a experimentar y sentir cosas diferentes es necesario empezar por conocernos a nosotros mismos. Aprender de nuestras conductas, saber qué pensamos, cómo sentimos y qué hacemos con los que sentimos,  es el primer paso para empezar a ir desmontando nuestras barreras emocionales.

    Para esta ruptura de coraza necesitamos con urgencia: mostrarnos vulnerables, reconocer que no podemos con todo, y sobretodo huir de la perfección.Las barreras emocionales hacen que nos escondamos como camaleones en una piel dura que nos impide mostrarnos tal y cómo somos. El miedo nos anestesia del dolor momentáneamente. Pero, aunque estemos “dormidos”, seguimos sintiendo bajo el caparazón. Seguimos siendo frágiles y vulnerables. Sigue habiendo vida tras nuestro corazón endurecido.

    Si queremos seguir con nuestras barreras… lo que hemos de hacer es parecer fuertes, pensar que no necesitamos la ayuda de nadie, ni la compañía de ninguna persona para salir adelante. Además, otra receta para no soltar nuestras corazas sería intentar agradar a todo el mundo y no mostrar nuestros sentimientos ante nadie. En cambio, para romper las corazas emocionales….. Para empezar a experimentar y sentir cosas diferentes es necesario empezar por conocernos a nosotros mismos

    Aprender de nuestras conductas, saber qué pensamos, cómo sentimos y qué hacemos con los que sentimos, es el primer paso para empezar a ir desmontando nuestras barreras emocionales. Para esta ruptura de coraza necesitamos con urgencia: mostrarnos vulnerables, reconocer que no podemos con todo, y sobretodo huir de la perfección.

    “No puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido”. -Robert Fisher-

    A partir de aquí, soy vuestro.

    Mas vuestro no puedo ser.

    ¡Y no porque yo lo diga, sino porqué así me has secuestrado tu!

    Niko Rosales
    Tarragona 8 de Abril de 2019.
    Read more

    Momentos

    Nos aferramos a algo que nos hace sufrir, esperamos a sufrir para acabar con una situación que nos consume. Esperamos que llegue el día en el que no aguantas un minuto más sin saber qué hacer, y estallas. Esperamos a un momento en concreto para viajar, pero ¿por qué esperar? Si quieres viajar, hazlo, no esperes. Si quieres besarte, bésate, no esperes. Que la vida ya corre como para que nos tengamos que esperar a que lleguen los momentos adecuados. No existen los momentos adecuados, ni los equivocados: existen los momentos, sin másAsí que no esperes, no esperes a nadie, no te esperes a ti mismo. Haz que tu cuerpo tenga que correr para atrapar a tu alma. Si vivimos esperando no somos conscientes de todo lo que nos perdemos, de todo lo que no vemos. Pregúntate si vives el momento, o el momento vive por ti. Si haces que los momentos no existan porque tú decides cuando es el momento. Que el momento dependa de ti.  Si vas a estar esperando siempre, o no quieres que te esperen.

    ¿Equivocarnos? Seguro. Pero ni nacemos perfectos ni vivimos para serlo. Vivimos para mejorar, para empezar desde cero y llegar al cien, quedarnos a la mitad o no superar el diez. Vivimos para ser nosotros y vivir a nuestra manera. Pero no vivimos para esperar. No vale la pena esperar a sufrir para empezar a disfrutar. Ni te darás cuenta, y será demasiado tarde para empezar a vivir, así que no esperes, equivócate. Y levántate sin esperar a alguien que lo haga por ti. Aprende que no necesitas a nadie que no seas tú. Por que tú estarás contigo siempre, pero miles de personas te abandonaran, incluso aquella que te sonrió en el metro, algunas falsas amistades, algunos expertos en promesas, otros que no lograrás recordar su nombre, y también esos que recuerdes hasta su perfume. Por desgracia (o por suerte) durante el transcurso de la vida nos abandonan, y algunas marchas son dolorosas y otras las agradecemos. Pero no eres tú quien escoges el momento en el que se van.

    Por eso y por mil cosas más, no esperes ni un segundo para hacer lo que te ronda por la cabeza, que si puede ser, ni te lo pienses. Porque si lo piensas, lo sientes. Y cuando sentimos algo, lo hacemos con ganas, lo disfrutamos y sentir las cosas nos hace estar vivos. No voy a quedarme de brazos cruzados esperando el momento, esperando el lugar, esperando algo adecuado. Si tengo que equivocarme, me equivocaré, pero que por la incertidumbre o el miedo a fallar, no sea.

    NikoRosales

    Read more

    Hora de confesarse

    Yo creo que en mi Web es el único sitio donde toca confesarme. Esto es lo más poderoso que he hecho en mi vida, lo más valiente. Lo más a secas. Confesarme es todo, es como estar delante de un abismo y sentirse casi nada. Confesarme me completa y me libera. Me asusta y me atrae a la vez. Y supongo, que será por eso que me confieso al menos una vez al día. Que no hay día que pase que no le confiese algo a alguien.
    Imagino que para confesarse habrá que apostar. La pregunta es qué apostamos. Si no apuestas, tampoco vas a ganar nada, pero no lo vas a perder. Y te perderás cosas, cartas o jugadas que a veces es mejor que te pierdas. O no. Si decides ir: o lo ganas, o lo pierdes. Pero como la vida es tan puta: lo más seguro es que lo pierdas. Y te arrepientas. Y mira que no creía en arrepentirme. Si decides verlas, ahí estarás observando como te la juegan sin poder hacer nada. Inmóvil. Impotente. Pero… Y si la pregunta no es qué apostamos, sino ¿por qué? ¿Por qué apostamos? Tal vez para sentir que estamos vivos, para sentir el riesgo, para provocar al destino. O simplemente porque quieres apostar.
    Alguien una vez me enseñó que o estás arriba, o estás abajo. Que es esa la mejor manera de vivir. Que de los momentos 0 no te acordarás, y que da igual si estás en un momento diez o en uno menos diez: de esos te acordarás seguro. Todo lo que sube baja, pero todo lo que baja también sube. Poco a poco, pero sube. Y estar abajo duele. Cuando estás abajo, te lo replanteas todo, el por qué apostaste, el cuándo apostaste, el a quién apostaste… Y te arrepientes. O no. Eso ya cada uno. Pero mira que yo no creía en arrepentirme. Y hoy lo hago.
    A los dos, os confieso que os necesitaba. Justo en el momento preciso, justo cuando teníais que estar, habéis estado. Y eso es la amistad. Y lo demás se puede ir a tomar viento. Cada vez veo más cierto eso que dicen de las casualidades o de la suerte. No sé si seréis mi suerte, o mi casualidad. Lo que sé es que si no os hubiera encontrado, os estaría esperando eternamente.
    A las dos que estuvieron cuando tenían que estar.
    Read more

    Que no se asemeje a tu presencia

    Siento que cada día que pasa te alejas más de mí. No sé. Como si eso que dicen de los imanes fuera completamente falso en nuestro caso. Como si tuvieras miedo a que te acusara, como si fueras un criminal. Pero ojalá supieras que no pretendo machacarte. Ojalá supieras que cuanto más lejos estás, más invades mis pensamientos con un qué será de ti, o un quién estará respirando tu piel.

    Siento que cada día que pasa nos perdemos cosas que no deberíamos haber dejado de soñar jamás. Veo que los sueños ya no son sueños de noche y se han convertido en una especie de pesadilla diurna. Y tiene su gracia, pero tener pesadillas durante el día creo que es lo más cruel que puede ocurrirte. Ponte tú a correr mirando hacia atrás cada vez que doblas la esquina pensando que hay alguien sólo quiere robarte el alma y vaciarte por dentro.

    La verdad es que siento que cada día que pasa yo también me alejo más de ti. No sé por qué y tampoco sé si realmente lo mereces, pero no quiero respirar el mismo aire que tú. No quiero ahogarte. No quiero invadir tu espacio. Y entonces es cuando corro hacia cualquier lugar que no se asemeje a tu presencia. Aunque la distancia nos mate.

    Read more

    ¡Si muriese hoy!

    Bastante trabajo me ha costado cometer tantos pecados y los días que peor estoy es cuando me siento delante del ordenador, hoy un poco más raro del normal no os voy a engañar. Creo que cuando soy bueno soy bueno, cuando soy malo soy mejor. Cuando abrí el blog en otras etapas solo contaba lo bueno, lo feliz que vivía, ahora con un poco más arrugas del normal y viendo la mirada atrás, que patético era.

    Read more
    • 1
    • 2